Back To Home

“PELOTEROS DE PODER”

Por: Dr. Sergio Fragoso

Iniciaba la decada de los 70´s y el beisbol invernal mexicano vivía una gran euforia, pues se disputaba un beisbol de excelente calidad con grandes peloteros nativos y  los diferentes equipos hacian valer  la entrada de prospectos norteamericanos a nuestro beisbol.

Los Yaquis vivian sus años dorados en ese sentido. En el invierno de 1971, la segunda temporada de juego en el coloso de la calle Guerrero, hubo un cambio de roster que involucró a dos importados, por una parte habia llegado ya  iniciada la temporada el primera base de espejuelos George Theodore, que tenia experiencia con los Mets, sin embargo, vino en plan de rehabilitación tras una lesiónque tuvo al encontrarse fildeando el jardín derecho y tener un encontronazo con  Don Hahn, jardinero central al ir por una bola por el callejón.

“La cigueña” Theodore  mostró solo chispazos y no venía en condiciones fisicas óptimas y tuvo que regresarse a su casa. La directiva yaqui de forma veloz tenia ya listos los servicios de un jardinero de color que los medios de esos años, consideraron que su apellido parecía marca de refrigerador y se trataba de Garry Maddox, que formaba parte del roster de los 40 de los Gigantes de San Francisco, habiendo jugado ese verano para el fresno de la Liga de California, clase donde se despachó con 30 jonrones y un porcentaje de bateo que razcó los .300 AVG.

La trayectoria de Maddox hasta antes de entrar de lleno a ligas mayores estuvo rodeada de sucesos interesantes que conviene sacar a colación. El ejercito norteamericano lo reclutó en servicio social y lo envió en un plan de 3 años a la Guerra de Vietnam, estando ya jugando en nivel profesional en ligas de novatos ,y por ello pierdió actividad  entre 1969 y el 70, pero lo salvó la campana y ya no regresó el 71 al perdonársele ese año siempre y cuando  fuera recontratado por los Gigantes, aspecto que sucedió al ser colocado en el roster de los 40, para lo cual también hubo circo maroma y teatro en el Gigantes para que sucediera.

Pues tenía 2 años sin agarrar un bat y algunos scouts del gigantes practicamente  no lo quería reincorporar pero había otro bando que si creía en su talento y no dejarlo en el roster significaba que lo perderían. Para suerte de Maddox trabajaba como scout del Gigantes por áquelos años, George Genovese que quería mucho al beisbol mexicano, pues fue manager del Tigres de México, haciendolos campeones por en 1955 y aquí apareció de manager de los Águilas de Mexicali en 1981, llevándolos a la final contra los Naranjeros.

El verano del 70 Gigantes tenía a varios prospectos en la Liga Instruccional de

Arizona y genovese estaba ahí  abogando por Maddox y viendo juegos interescuadras y  llegó un momento en que disponía menos de 24 hrs para proteger al pelotero yaqui y al estar debatiendo pros y contras con otros scouts del Gigantes, escucha un gran tronido de un bat y al voltear su  cara al juego, ve como  una bola bateada por Maddox pasa  por arriba de la barda, despues vendrían 2 jonrones más en línea por George Foster y Gary Matthews.

Horas después George Genovese recibió la orden de la oficina central del Gigantes de incluir en el roster 40  al jardinero yaqui. A Gigantes le convenía darle juego a Maddox y  la oficina  se las arregló  para ofrecerlo a los Yaquis, en una acción que de seguro participó en el hoy extinto, Genovese dadas sus buenas relaciones con el beisbol mexicano.

Y es considerado uno de los mejores scouts que conoció el beisbol de ligas mayores y  con orgullo pregonaba  como un 13 de septiembre de 1973  en un juego contra Padres, Gigantes tuvo en el juego a 7 peloteros descubiertos por el como Bobby Bonds, dave Kingman, Gary Matthews, el catcher Chris Arnold, por supuesto Garry Maddox.

También Gary Thomasson  primera base que esos años lo trajo tomateros.

Garry Maddox se convirtió pronto en un ídolo de la fanaticada yaqui, al mostrar un guante de jardín como pocos se han visto y que lo llevaron a ganar 7 Guantes de Oro consecutivos 1975-82  en ligas mayores. Su cubertura en el jardín era tan extensa que Harry Kalas, un cronista de Filadelfia donde terminó jugando en 1986, lo bautizó como el “Secretario de defensa” y decir también que 2 tercios de la tierra era cubierta por agua y el otro tercio por Garry Maddox.

En el Tomas Oroz Gaytán se recuerdan sus espectaculares jonrones, muy altos , coqueteando con las lamparas del jardín. Tuvo muy claro lo que quería en la vida, fue un triunfador de ligas mayores, sabía cubrir su jardín y se preparó para el futuro cuando dijera adiós.

Se convirtió en un gran cheff, se metió al mundo de los negocios y posee la empresa Pomerantz and Co, en 2013 funda otra, compete 360 y esta metido de lleno en programas altruistas para ayudar a poblaciones de niños necesitados  y eso le hizo ser acreedor del premio Roberto Clemente que se da a jugadores o personas que dan ayudas humanitarias. Fue y será por siempre un heroe y un personaje con sitio para el Salon de la Fama del club Yaquis.