Ciudad Obregón, Sonora; 25de junio del 2016 (Jesús Orlando Torres/Prensa Yaquis).- En menos de una semana, el árido color del terreno de juego en el Nuevo Estadio de Yaquis de Obregónha cobrado vida.
El césped de la nueva casa de la “tribu” cajemense ha sido colocado al 100 %, dejando ver un vivo color verde que predomina en la construcción del estadio.
El pasto, de tipo Paspalum, es un césped propio para climas húmedos y calurosos, de textura fina, por lo que el terreno de juego del Nuevo Estadio de los Yaquis de Obregón será una auténtica mesa de billar beisbolera.
Fue un largo viaje para cada uno de los bloques de pasto, un traslado que inició en Baja California Sur, atravesando el Mar de Cortés para llegar finalmente al Valle del Yaqui, donde los mosaicos de prado encontraron con su destino final.
El siguiente paso para concluir con la labor de preparación en el terreno de juego es la colocación de la arcilla, esa tierra rojiza que contrasta con el verde césped, que de igual forma es imprescindible para el desarrollo del juego de pelota.
Las butacas se siguen colocando en la zona de gradas, cada una testigo de las largas jornadas de trabajo, mientras que el nuevo escenario de los Yaquis de Obregón va tomando forma.
La conclusión de la magna obra deportiva se aproxima aún más, mientras los aficionados al “Rey de los Deportes” cuentan los días para que el arranque de la Temporada Potosinos Express 2016-2017 de la Liga Mexicana del Pacífico (LMP) llegue, con la gran rivalidad entre Yaquis de Obregón y Naranjeros de Hermosillo. La cita, es el 12 de octubre.

Comentarios

Comentarios