Ciudad Obregón, Sonora, 12 de diciembre de 2015 (Prensa Yaquis/Jesús Orlando Torres).- Ronnie Camacho, un ícono del beisbol mexicano y sinónimo de poder con el madero, un elemento vistió con orgullo la casaca de los Yaquis de Obregón, ingresó este día al nicho de los inmortales del Recinto Histórico de Yaquis.

Ronnie Camacho, orgullo de Empalme, Sonora, debutó en la vieja Liga de la Costa con los Yaquis de Obregón en la temporada 1954-55, siendo el primer jugador en producir once carreras en un solo encuentro, precisamente en su año debut con la “tribu”.

En la temporada 1963-64, ya en la Liga Mexicana del Pacífico, Ronnie Camacho, jugando con Rieleros de Empalme, impuso el récord de más cuadrangulares conectados en una temporada, con 27 jonrones, marca que luego fue igualada por el norteamericano Bob Darwin (Hermosillo) en la campaña 1971-72, siendo aún el récord de LMP.

René Arturo Rodríguez, Presidente del Club de Beisbol Yaquis de Obregón, se encargó de recibir a Ronnie Camacho al nicho de los inmortales del club obregonense.

“Estamos reunidos en este nicho de inmortales para homenajear a uno de los más temibles bateadores de la historia del beisbol mexicano”.

“Nacido en Empalme, un lugar productor de ídolos del “Deporte Rey”. Un jovencito que inició a los 17 años su viaje de tres décadas en la vieja Liga de la Costa, en ese ya lejano 1954, se vistió la franela de nuestros Yaquis de Obregón”.

“Un gran poder en las muñecas, y su medio millar de cuadrangulares son testamento. Habilidades defensivas supremas, sus guantes de oro como primera base así lo testifican. Su paciencia en el plato lo llevan a imponer récord de transferencias. Ronnie mantuvo toda su carrera un romance con el jonrón, sus dones lo hicieron sostenerse en el más alto nivel”.

“Un bat con dinamita pura. Uno de los “Camacho de la Destrucción”. Una personalidad. Hoy 12 de diciembre de 2015, te recibimos con la máxima condecoración que entrega nuestra organización. Ronaldo Camacho Durán, ‘Ronnie’, hoy, eres ya un inmortal Yaqui”, expresó René A. Rodríguez.

Emocionado, Ronnie Camacho agradeció este reconocimiento, confesando incluso, que ni en el momento de ser entronizado al Salón de la Fama del Beisbol Mexicano, había sentido la emoción que vivió este día en el Recinto Histórico de Yaquis.

“No sé si es por lo íntimo de este homenaje, el ver a grandes amigos y ex compañeros de equipos, ver a gran parte de mi familia aquí, hace que se me vayan las palabras”.

“Siempre voy a estar agradecido con la organización de Yaquis de Obregón, porque fue el equipo que me dio la oportunidad de debutar en el beisbol invernal, además de que el trato hacia mí fue excelente”.

“Este reconocimiento me recuerda todas las dificultades y fracasos que tuve que superar, que me hicieron un mejor jugador y una persona más fuerte, y por supuesto, me hace revivir todas las cosas buenas que el beisbol me ha dado”, comentó Ronnie Camacho.

Comentarios

Comentarios