Ciudad Obregón, Sonora, 28 de noviembre de 2015 (Prensa Yaquis/Jesús Orlando Torres).- Don Rubén Amaro, un ícono del beisbol mexicano, y quien vistió con orgullo la casaca de los Yaquis de Obregón, ingresó este día al nicho de los inmortales del Recinto Histórico de Yaquis.

Rubén Amaro, hijo del pelotero cubano Santos Amaro y de la beisbolista veracruzana Josefina Mora, estuvo con los Yaquis de Obregón durante un par de temporadas en el beisbol de la vieja Liga de la Costa del Pacífico.

El debut de Rubén Amaro en el beisbol de Grandes Ligas se dio el 29 de junio de 1958, con los Cardenales de San Luis. Después vistió los uniformes de Filis de Filadelfia, Yankees de Nueva York y Angelinos de Anaheim, siendo su última campaña en las Ligas Mayores en 1969.

René Arturo Rodríguez, Presidente del Club de Beisbol Yaquis de Obregón, se encargó de recibir a Rubén Amaro al nicho de los inmortales del club obregonense.

“Hoy honramos en nuestro recinto a un ícono del deporte rey. Un hombre que traspasó las fronteras, tuvo logros inéditos y continúa vigente. Su personalidad y don de servicio ha sobrepasado su logros deportivos”.

“Don Rubén tocó, y le abrieron las puertas de la más importante casa del beisbol mundial. Señor Amaro, usted hizo que Estados Unidos volteara a ver nuestro beisbol y nuestro capital humano, usted es uno de los responsables principales de las exportaciones de peloteros que se dieron después de su tiempo”.

“Amaro, una de las familias de sello latino en el beisbol de Grandes Ligas. Usted siguió los pasos de su padre Santos, y su hijo Rubén, las huellas que dejó usted en el camino”.

“Hoy como Presidente del Club Yaquis de Obregón, le endoso este homenaje a cuenta de su ilustre carrera y sobre todo, a los esfuerzos de su familia en el camino del beisbol. Rubén Amaro, es usted un inmortal Yaqui”.

Visiblemente emocionado, Rubén Amaro, acompañado siempre por su señora esposa, Lilia de Amaro, agradeció el homenaje, recordando su paso por la organización de Yaquis de Obregón, y las grandes amistades que dejó en la antigua Cajeme.

“El beisbol me ha dado grandes cosas, puedo decir que de este deporte he vivido todo lo bueno, pero hoy, llega la cereza en el pastel, agradezco al señor René Arturo Rodríguez por este reconocimiento, se los digo de corazón, y nombre de toda mi familia, muchas gracias”, manifestó Rubén Amaro.

Comentarios

Comentarios