Ciudad Obregón, Sonora, 10 de octubre de 2015 (Prensa Yaquis/Jesús Orlando Torres).- El camino del adiós para un emblemático parque de pelota, el estadio Tomás Oroz Gaytán, comenzó con una fiesta, esa fiesta que año con año le da la bienvenida a la Liga Mexicana del Pacífico (LMP).

En la despedida de la que ha sido la casa de la “tribu” cajemense por 45 años, se respiraba un aire de nostalgia, un aire de recuerdos de un recinto que le ha dado a los Yaquis de Obregón seis campeonatos, que ha vivido grandes hazañas.

En su última inauguración, el estadio Tomás Oroz Gaytán lució sus mejores galas, con una afición entregada a su equipo, apoyándolo desde el primer lanzamiento, sabedores que será el último año del TOG.

La presentación del equipo de Yaquis fue motivo de algarabía, uno a uno, los jugadores y cuerpo técnico fue ovacionado por la fanaticada, quienes ya ansiaban por ver a sus ídolos deportivos en el territorio sagrado de la “tribu”.

Los más ovacionados, Iker Franco y Alfredo Amézaga, dos elementos de trayectoria con los Yaquis y que se ausentaron en año pasado, hoy con todas las ganas pisan de nuevo el terreno donde han escrito grandes páginas.

El Tigre Chacho se encargó de dirigir la orquesta de luces que iluminaron la noche en Ciudad Obregón, una noche de fiesta como se merece el “Coso de la Calle Guerrero”.

La primera autoridad de Cajeme, Faustino Félix Chávez, un gran aficionado de los Yaquis de Obregón, se encargó de realizar el primer lanzamiento de la Temporada Potosinos Express 2015-2016 de la Liga Mexicana del Pacífico (LMP), una campaña histórica para la afición del Valle del Yaqui.

Es la fiesta del beisbol, es la fiesta de los aficionados que entrada tras entrada apoyan a sus Yaquis de Obregón, la fiel fanaticada que vive el adiós del TOG, el fin de una historia, aficionados que ven al beisbol no como un deporte, sino como una religión, con gran Pasión, Orgullo y Tradición.

Comentarios

Comentarios